Google+

google tag manager

Pinterest

7 trucos para decorar una mesa de verano ¡Y triunfar!


Hola de nuevo familias ¿Ganas de vacaciones y verano? Imaginamos que estaréis deseando celebrar, reuniros con familias y/o amigos y amigas (manteniendo las distancias de seguridad, claro) y desconectar verdad? O más bien volver a conectar... ¡que ya va siendo hora de retomar poco a poco la normalidad! Y para ello nada mejor que reunirnos alrededor de una mesa ¿no os parece?

Por eso, hoy hemos preparado con todo cariño, 7 trucos imprescindibles para decorar una mesa de verano ¡Y triunfar!. 

Si el año pasado os enseñamos esta mesa con sabor a Portugal con el azul como protagonista, esta vez nos toca hacerlo con el amarillo, usando para ello los manteles individuales DIY que os enseñamos a hacer la semana pasada aquí ¿Os acordáis?  

Usaremos los 2 estilismos que hemos preparado con ellos para ir contándoos los trucos imprescindibles que debéis tener en cuenta para conseguir una mesa de verano perfecta ¿Los 
descubrimos juntas?


Cómo decorar una mesa de verano: Los 7 trucos imprescindibles que necesitáis tener en cuenta

1. ¿Dónde coloco la mesa?

¿Interior, exterior, picnic? Antes de nada, deberéis decidir dónde va a estar colocada la mesa de verano. Puede que tengáis un pequeño jardín, patio o terraza;  que en vuestro piso la mesa sólo pueda estar colocada en la cocina o en el salón, o que tengáis ambas opciones para elegir ¡Afortunadas vosotras!

También podría ser buena idea hacer una excursión y preparar un picnic al aire libre, pero admitámoslo, estar en casa será más cómodo para tí y para tus invitados e invitadas... ¡Tenemos todo el verano por delante para hacer algún picnic como este!

El truco para una mesa de verano exterior: Si podéis colocar la mesa al aire libre, buscad una ubicación en la que el sol no incida directamente sobre la mesa, un lugar en sombra... Si no es posible, haceros con una sombrilla, una pérgola o unas telas que os protejan del sol.

El truco para una mesa de verano interior: Si finalmente os decidís por colocar la mesa en un interior, aseguraos (si podéis) de colocarla cerca de una ventana, terraza, o similar... Nada más veraniego que la suave brisa del exterior y la luz natural...


2. Color y estampados:   

En estas mesas que os enseñamos hoy, hemos usado el amarillo como color principal, un color que ya sabéis que nos encanta y que nos recuerda mucho al verano y a las vacaciones... ¡Pero una mesa de verano admite más colores, entre otras cosas!

Los colores dan una nota desenfadada y divertida a la mesa; y podéis atreveros también con los estampados, sobretodo florales. Elegir colores y estampados es el primer paso para que la mesa tenga un aire veraniego.

El truco para usar colores y estampados:  No es necesario usar mantel, pero recordad que un mantel siempre viste ¡Y mucho! Podéis usar manteles, manteles individuales, caminos de mesa... ¡e incluso combinarlos! Sólo tenéis que aseguraros de que los estampados y colores están en sintonía... Normalmente, lo más sencillo será elegir un estampado y complementarlo con otros textiles en un color liso. Lo mismo para otros textiles como cojines, por ejemplo. Pensad en que quede bonito pero también en la comodidad de vuestros invitados e invitadas...

Si os apetece mucho poner un mantel, también podéis recurrir a sábanas, sobretodo si son de un color liso como el blanco (el blanco siempre es una buena idea) y de materiales naturales como lino ¡Perfectas para vestir una mesa de verano! ¿Por qué no?




3. Equilibrio

En verano vale casi todo y combinar vajillas, menaje y mantelería puede ser buena idea para sorprender... ¡Color y alegría! pero con control, de manera equilibrada. 

¿Todo a juego o diferente? Vamos a intentar encontrar un estilismo que esté en un término medio... Ambas opciones pueden quedar realmente espectaculares, pero  si nunca lo habéis hecho antes, no os lancéis a experimentar a lo loco... 

El truco para lograr una mesa de verano equilibrada: Elegid una paleta de colores e intentad que los elementos que incluyáis en vuestra mesa se muevan en esas gamas. ¡Incluso la comida! Sí, la comida también decora... ¿Lo habíais pensado? ¡Seamos flexibles! Pero no está de más que tengáis en cuenta el menú, la decoración que viste el espacio en el que estéis, el ambiente, etc. ¡Todo cuenta!






4. Frutas y/o flores

No puede haber mesa de verano que se precie que no tenga frutas y/o flores para decorarla. De hecho, son los elementos que hemos elegido para decorar estas 2 mesas tan diferentes usando en ellas los mismo manteles individuales Jugando con los elementos hemos conseguido una mesa tropical y una mesa más sencilla de estilo campestre.

Para la primera, hemos usado frutas de muchos colores que hemos combinado con un "mantel" de helechos silvestres. Hemos decorado las servilletas con un cordel de pastelero y unas flores moradas, para que contrasten con el amarillo de las servilletas. ¡No hace falta más porque la propia fruta es muy decorativa, como decíamos antes! También hemos incluido un sol de madera que hicimos hace tiempo. Esta vez hace de salvamanteles, otro día es probable que lo veais de otra manera... jajaja!






Para la segunda, hemos recogido flores silvestres en tonos morados y amarillos con las que hemos hecho un sencillo y campestre centro de mesa. Hemos usado piezas de cerámica de diferentes colores y formas (que he hecho en el taller cerámica al que voy todas las semanas), pero son piezas tan pequeñas que no llaman la atención en sí mismas. De todos modos, aunque fueran más grandes también quedarían integradas por ser de tonos neutros.



¿Qué mesa os gusta más?

El truco para decorar con flores y frutas: Recuerda  que los centros decorativos no deben de ser muy altos, para que no impidan la vista entre los y las invitadas. Podéis comprar flores en la floristería para un acabado más sofisticado, pero flores silvestres recién cogidas también serán una muy buena opción...

Si os apetece sorprender podéis elegir cactus, suculentas,  colocar flores en botes y/o botellas de cristal de diferentes tamaños a lo largo de toda la mesa o colgados, etc. ¡Las posibilidades son infinitas! Eso sí, siempre frescas.

5. Fibras naturales: 

El mimbre, la fibra de plátano, el algodón, el lino, la madera, el corcho, la paja, la rafia, el ratán... Todos estos materiales transpirables aportan frescura a la mesa de verano ¡Por eso las fibras naturales no pueden faltar!

Podéis incluir estos materiales a través de multitud de elementos: manteles individuales como los que hemos hecho para estas mesas, bajoplatos de fibra de plátano, sillas de mimbre, sombreros de paja...

El truco para usar fibras naturales: Usa siempre servilletas de tela, salvo para los niños y niñas que es probable que necesiten también de papel. Son más ecológicas y elegantes, y los podéis hacer vosotras mismas, solo necesitáis pequeños pedazos de tela. ¡Podéis usar incluso retales que tengáis por casa como hemos hecho nosotrxs! Intentar que sean de algodón o de lino y de un tamaño estándar de 45x45 cm o de 50x50 cm.

6. Iluminación

Cenar al aire libre y alargar el momento de sobremesa en buena compañía es uno de esos momentos inolvidables del verano. Por eso, necesitaréis contar con luz artificial como una guirnalda de luz, unos faroles, unas lámparas...

Suele ser habitual tener un punto de luz sobre la mesa pero si en vuestro caso habéis elegido otro espacio alternativo y/o no tenéis posibilidad de colocar ninguna fuente de luz, podéis  recurrir a las velas decorativas o a farolillos solares.

El truco para iluminar: También podéis colocar una bandeja con velas de diferentes alturas en el centro de la mesa;  una fuente de cristal con agua ¡Hay velas que flotan en el agua!; o convertir en portavelas tazas de alguna vajilla antigua. Si estáis en un interior, intentad acercaros a una ventana, como hemos dicho antes.

7. Detalles decorativos

Y para acabar, tener en cuenta los pequeños detalles decorativos que harán que vuestra mesa de verano sea recordada... 

Pensad en...

...la comodidad de vuestros invitadas e invitados y colocar cojines y mantas, sobre todo si será una celebración por la tarde o noche. Recordad también que para cada personas invitada deberemos reservar 60 cm. con esta distancia nos se molestarán unos a otros con los brazos y además, proporciona espacio suficiente para todo el menaje que incluyamos.


Para que los comensales y la disposición de la mesa sea equilibrada tiene que haber un espacio disponible para cada comensal de unos 60 cm. Esta distancia permite que no se molesten con los brazos y además, .


...en los gustos de todas las personas invitadas, tanto en la comida como en las diferentes bebidas que incluyáis en la mesa; en las copas o vasos;  en diferentes tipos de pan; e incluso en asientos alternativos... Aunque en general todas las personas preferimos sillas con respaldo, puede estar bien ofrecer alguna otra opción ¿Taburete? ¿Un banco para una madre o un padre que quiere comer junto a su hijo? ¿una trona?

...en una temática para decorar la mesa de verano os ayudará a tener claro qué elementos incluir y cuales no. Por ejemplo, si queréis decorar una mesa de verano marinera, el color blanco y el azul junto con conchas, caracolas y unos bajoplatos de cuerda podrían ser buena idea... ¿Os la imagináis?

...el entorno y el ambiente alrededor de la mesa de verano tienen la misma importancia que la propia mesa, y también debería ser cuidado con mimo. Podéis incluir unas guirnaldas, unos farolillos colgantes de papel, unos globos, unas velas...

...personalizar la mesa con unos sencillos servilleteros con el nombre de cada persona invitada, por ejemplo. ¿Puede haber algo más fácil y que haga más ilusión? Podéis incluir además una dedicatoria personalizada e incluso un pequeño detalle DIY que hayáis hecho vosotras mismas como un llavero como este, un jabón, etc. ¡Y a triunfar!


¿Apetece una mesa de verano? ¿Cuáles son vuestros imprescindibles?
¡Prometemos publicar más mesas de verano, eso sí, al aire libre! Ouh yeah!
¡Sed felices!


¡Os esperamos en nuestras redes sociales!