Google+

google tag manager

Pinterest

DIY Cabecero de madera personalizado con frase motivadora

¡Hola de nuevo familias! Poco a poco vamos acabando y os vamos enseñando tofos los proyectos DIY que hicimos durante el verano. 

Si ya en mayo os enseñábamos aquí cómo habíamos adaptado la habitación del explorador para la peque de la casa, hoy os queremos inspirar con otro de los proyectos DIY que hemos incluido en esta nueva habitación, que aún está en proceso decorativo: El cabecero de madera personalizado con frase motivadora.

Sigue tus sueño, ellos saben el camino.


Cuando leí esta frase por la red, hace ya muuuucho tiempo, pensé que era perfecta para tunear un cabecero, y cuando el explorador y la exploradora decidieron cambiar de dormitorio y empezamos a pensar en la decoración lo tuvimos claro. ¡Había llegado la hora de usar aquella frase tan motivadora!

Y es que nos parece importante animar a nuestros hijos, de cualquier manera posible... Tanto en nuestro día a día, recordándoles lo especiales que son, como en la decoración de sus dormitorios, por ejemplo ¿Recordáis las láminas de Einstein del dormitorio de él? ¡Acordaros de que las podéis descargar gratis aquí!


¿Nos ponemos manos a la obra familia? ¡Ya vais a ver que hacer un cabecero como este es bastante sencillo! Como casi siempre, sólo se trata de tener paciencia y ¡disfrutar haciéndolo! claro!

Materiales necesarios

Todos los materiales que usamos en este proyecto son de Leroy Merlin, donde como siempre fueron súper amables y profesionales. ¡Vaya cómodo es ir y encontrar todo lo que necesitamos!
  • 3 Tableros de madera de pino. Dado que la cama es de 150, usamos tableros de alrededor de  160x30cm
  • 8 placas de unión zincadas de 60mm. Con ellas unimos los tres tableros de madera
  • Tornillos
  • Pintura gris para las letras y pintura blanca a la tiza. Usamos el color blanco antiguo de Chalky finish. Una pintura que ya hemos usado en otros proyectos y nos gusta. Seca rápido y es fácil de aplicar.
  • 3 colgadores de armario recto graduable. Con ellos conseguiremos colgar el cabecero a la pared sin que sobresalga, dejándolo bien pegadito. Son estos.
  • Taco de lija fina
  • Cera incolora, para el acabado final
  • Herramientas: Lijadora, destornillador eléctrico, taladro y nivel.


PASO 1: Lo primero que tenemos que hacer es unir los dos tableros de madera con las placas de unión. Cada placa lleva 3 tornillos, así que al menos necesitaréis 12 tornillos.

Tened cuidado eligiendo tornillos  más cortos que el grosor de la madera, y colocadlos según la fotografía: dos orificios en una madera y los otros dos en otros.


PASO 2: Después de lijar un poco la madera para dejarla su superficie más lisa, toca pintar el que será el cabecero, que al estar unido con las placas de unión ya empieza a parecerlo.

Lo hacemos con rodillo, cubriendo bien toda la superficie. ¿Lo pueden hacer los niños y niñas? ¡Si! pintar con rodillo es muy fácil, y como os decimos siempre, a ellos y ellas les encanta participar en este tipo de proyectos, sobre todo si es para su disfrute ;)


PASO 3: Después de que se seque la pintura, toca lijar. Nuestra idea era dejar un aspecto envejecido, desgastado... y colocando una lija fina, lo hicimos con la lijadora. Sino tenéis, podéis hacerlo con una lija de taco, haciendo más hincapié en las aristas y esquinas de la madera.



PASO 4: ¡Es el turno de pintar nuestra frase motivadora! Para ello imprimimos nuestra frase ajustándola al espacio que teníamos, dejando margen por la izquierda y por la derecha. Como nuestro cabecero tiene un ancho de 160cm, nuestra frase ocupa un ancho de 100cm, dejando 30 cm por cada lado.

Para dibujar las letras podéis usar un papel de calco, a la antigua usanza, y con mucho cuidadín, ir pintando las letras. También podéis marcar las letras con un lápiz, y luego repasar la marca que haya dejado en la madera.




PASO 5: Cuando todas las letras se hayan secado, le damos una pasado por encima con un taco de lija fina, aplicamos cera incolora con un trapo de algodón ¡Y listo! 

¡Ahora sólo nos queda colgarlo!


PASO 6: Para acabar medimos bien los espacios, colocamos los colgadores de armario en la pared y por detras del cabecero haciendo que coincidan para poder colgarlo, y con mucho cuidado los colgamos a la pared.¡Ya veis, en familia... esta vez con la ayuda de mis padres! ¡Gracias! ;)

¡La exploradora ya puede disfrutar de su cabecero nuevo! Os dejamos con el resultado ¡Esperamos que os guste!













¿Os animáis a hacer un cabecero DIY? ¿Os gusta la frase que hemos usado?
¡Sed felices!

¡Os esperamos en nuestras redes sociales!