Google+

google tag manager

Pinterest

Mermelada de fresa sin azúcar ¡3 recetas distintas!

¡Hola de nuevo familias! ¿Qué tal? Acabado el curso, no se nos ocurre mejor idea que despedirnos hasta el curso que viene con buen sabor de boda ¡Con el sabor dulce y sano de una mermelada de fresa sin azúcar

Ya sabéis que no somos los mejores cocinerxs del mundo, pero intentamos aprender cosas nuevas, y hacer esta mermelada casera sin azúcar ha sido todo un descubrimiento en casa. ¡Estamos tan contentxs con el resultado que ya estamos probando a hacer otras mermeladas con otras frutas!

Ya os lo hemos ido contando a través de las stories de instagram, y como parece que muchas familias estabais interesadas en esta receta, hemos hecho unas fotos con el último bote que hemos cocinado y os hemos preparado estas tres recetas ricas, ricas... ¡Y saludables! 


3 recetas de mermelada de fresa sin azúcar

1. Mermelada de fresa sin azúcar con manzana

Esta es la receta de fresas que solemos hacer en casa. Lo cierto es que llevamos haciéndola muy poco tiempo pero ya se ha convertido en una comida sana y rica para los desayunos, o para echar a los yogures naturales (también caseros) de la merienda.

La manzana ayuda a dar cuerpo y mas dulzor, y aunque en casa nos gusta sin nada más, con ese amargor tan característico de la fruta natural, añadir una hojas secas de stevia durante la cocción ayuda a endulzarla.

Como veremos luego, hay muchos edulcorantes que podemos usar para evitar el azúcar, pero según me dice mi querida dietista-nutricionista, las hojas secas de stevia son lo más natural, y preferimos usar este método.


Ingredientes necesarios
  • 500 gramos de fresas
  • 1 manzana
  • Hojas secas de stevia
Pasos para preparar esta mermelada de fresas sin azúcar:
  1. Lavar y cortar las fresas y la manzana en pequeños tacos
  2. Cocinar todos los ingredientes un cazo a fuego medio durante unos minutos
  3. Añadir unas cuantas hojas de stevia
  4. Remover de vez en cuando y cocinar hasta que se deshagan las fresas y la manzana. Podemos ayudar a hacerlo aplastándolas con la cuchara de silicona, tenedor, o con lo que uséis habitualmente... Ya se sabe que cada maestrillo, tiene su librillo ;)
  5. Retirar las hojas de stevia. Ya habrán infusionado la mermelada con su dulzor. 
  6. Opcional: Si la mermelada os gusta muy fina, la podéis triturar más con un pasador, batidora...
  7. Meter la mermelada en unos botes de cristal 




2. Mermelada de fresa sin azúcar con manzana y naranja

Esta mermelada queda un poco más amarga, pero si os gusta la naranja es vuestra mermelada de fresa ideal... Y es que encontrar algún cachito de naranja es bien ;) ¿No os parece?

Ingredientes necesarios
  • 500 gramos de fresas
  • 1 manzana
  • 1 naranja 
Al usar manzana y naranja no necesitaremos gelatina, agar-agar u otros espesantes químicos porque estas frutas contienen pectina, un espesante natural. ¡Si es que en la naturaleza podemos encontrar todo lo que necesitamos!

Pasos para preparar esta mermelada de fresas sin azúcar con manzana y naranja:
  1. Lavar y cortar las fresas y la manzana en pequeños tacos
  2. Cocinar todos los ingredientes un cazo a fuego medio durante unos minutos
  3. Añadir un cuarto de la piel de la naranja partida en trocitos.
  4. Cocinar hasta que se deshagan las fresas. 
  5. Meter la mermelada en unos botes de cristal




3. Mermelada de fresa sin azúcar con semillas de chía

En ese caso os proponemos una receta de mermelada de fresas sin azúcar usando sirope de ágave. Como el azúcar, la miel , la panela o el azúcar moreno, tiene un alto índice glucémico, así que os recomendamos sustituir el sirope por los ingredientes naturales que os proponemos más abajo ;)

Ingredientes necesarios
  • 500 gramos de fresas
  • 5 cucharadas de sirope de agave
  • Zumo de medio limón o de media naranja
  • 2 cucharadas de postre de semillas de chía
Pasos para preparar esta mermelada de fresas sin azúcar con manzana y naranja:
  1. Lavar y cortar las fresas en pequeños tacos
  2. Cocinar en un cazo a fuego medio hasta que se deshagan las fresas. Al mismo tiempo dejar las semillas de chía a remojo en el zumo de limón. También podéis usar zumo de naranja. 
  3.  Prácticamente al final de la cocción, añadimos las semillas de chía que se habrán hinchado formando una especie de gel
  4. Meter la mermelada en unos botes de cristal


¿Cómo espesar la mermelada?

Si queréis que la mermelada esté más densa, podéis añadir unos 2 gramos de agar agar, un alga que se emplea para espesar y sobretodo en ensaladas. A mi particularmente me gusta mucho y según dicen las personas expertas en la materia, tiene muchas propiedades. 

Si no la localizáis en vuestra tienda habitual, podéis utilizar otro espesante como la gelatina o no añadir nada...  quedará más líquida pero igual de rica. Además, si no le echáis agua siempre podéis dejar que reduzca un poco más a fuego suave ¡Lo mejor de hacerlo una misma es que puedes elegir cómo te gusta más! Aunque también es verdad que reducir el tiempo de cocción nos permite mantener todo el sabor y sus vitaminas.

¿Cómo puedo hacer la mermelada más dulce de manera natural sin usar azúcar?

Para conseguir que la mermelada esté más, dulce si usar azúcar, podéis añadir edulcorante o endulzante al gusto, stevia en todas sus versiones (líquido, polvo, u hojas secas), miel, o dátiles y pasas trituradas...

Esta última opción la hemos probado y endulza mucho... ¡Las pasas y los dátiles no sólo están deliciosos sino que pueden ser usados para endulzar en otras tantas recetas de manera natural! Lo único que hay hacer es una crema o pasta con ellos, mezclandolos con agua.


¿Cómo hacer mermelada que dure más tiempo?

Si queréis que la mermelada dure hasta un año en vuestra despensa, y/o hacer mucha cantidad de una vez, necesitaréis  crear vacío en el bote.

Para ello, hay dos técnicas bien sencillas, que parten de usar un bote previamente esterilizado:
  1. Hervir los botes al baño maría: Esta técnica es la más habitual e imagino que muchas de vosotras las habréis visto hacer en vuestras casas a madres, padres, abuelas o abuelos no? Se trata de hervir  a baño maría durante unos minutos los botes de cristal cerrados con la mermelada recién hecha. 
  2. Dar la vuelta a los botes de mermelada recién hecha: Esta técnica es mucho más sencilla e igualmente efectiva. Al menos, hasta el momento nos ha funcionado... Se trata de meter la mermelada caliente en el bote, cerrar la tapa y dar la vuelta al bote.  Cuando el bote se enfríe ya habrá hecho vacío y podremos guardarlo. 
¡Recordad que podéis congelarla, y que si abrimos el bote deberá ser guardado en el frigorífico! 



Sabores creativos

Estas tres recetas son ideas distintas para animaros a hacer esta mermelada, pero no tenéis porqué ser estrictos con los ingredientes, os recomendamos añadir nuevos sabores que os gusten en casa como  canela, limón, jengibre, semillas... mezclar las fresas con otras frutas...

¡Estamos deseando que nos contéis qué habéis probado! ¿Habéis hecho alguna vez mermelada de fresas sin azúcar? ¿Conocéis alguna otra receta?
¡Sed felices!

¡Os esperamos en nuestras redes sociales!