Google+

google tag manager

Pinterest

6 consejos para adaptar tu hogar al teletrabajo


Hola de nuevo familias ¿Qué tal? Con más de un mes de confinamiento, el teletrabajo (y el teleestudio) se ha convertido en imprescindible en muchas casas, por eso es importante que adaptemos nuestras casas para poder trabajar desde casa cómodamente.

Pero, ¿cómo lo hacemos? Hay hogares que tienen la posibilidad de utilizar una estancia completa para habilitar un estudio o despacho en ella (¡Vaya suerte!) y otros que, al disponer de menos espacio, crean una zona de trabajo en algún rincón de la casa como el salón, la cocina o el dormitorio. ¿Es vuestro caso?

He estado teletrabajando durante casi 5 años hasta hace un par de años, y por eso ya tenía mi huequito preparado en el salón. Recuerdo que lo más difícil fue encontrar una silla ergonómica, funcional y estética, que se integrara fácilmente con el resto de la decoración, porque no queríamos que pareciera una oficina... 


6  consejos para adaptar tu hogar al teletrabajo 


Y es que no siempre es fácil crear un espacio de trabajo en casa que de respuesta a todas nuestras necesidades... pero familias... ¡Todo es posible si se piensa un poco en los espacios disponibles y se tienen en cuenta estos trucos que os hemos preparado! ¡A por ellos!

1. Usar una silla ergonómica

Para empezar, es importante elegir muebles ergonómicos y flexibles que nos permitan trabajar en una postura cómoda, de forma que podamos mantener la actividad y la concentración durante más tiempo. 

La silla es un elemento esencial para mantener una buena postura mientras trabajamos y conviene elegir sillas con apoyo lumbar incorporado, asientos de altura regulable y funciones de reclinado. Además, el mercado está lleno de sillas de ordenador baratas que podemos comprar online siendo responsables... ¡compras sí pero con cabeza!

También podemos optar por una mesa de altura regulable para trabajar de pie o sentados, alternando de posición durante la jornada. ¿Habéis pensado en ello alguna vez? Al explorador, con lo guindilla que es, seguro que le encantaría.... jijiji!


2. Buscar un lugar tranquilo de la casa

Necesitamos un lugar lo más insonorizado posible para favorecer la concentración y evitar distracciones. ¿Podéis trabajar en silencio?

Si en vuestra casa hay muchos ruidos, siempre podréis poner música ambiental relajante (a mi me funciona) o trabajar con unos cascos o auriculares, ajustando el volumen para que no supere el 60% del nivel de volumen máximo que permite el aparato. 

Los cascos son más recomendables que los auriculares ya que aíslan del ruido del entorno, lo que permiten oír el sonido con claridad a un volumen más bajo que si lo hacemos con auriculares. ¿Soléis usarlos al trabajar?

EL TRUCO: Es posible que tengáis varias reuniones por zoom, hangout, skype... y de cara a evitar reverberaciones y obtener una mejor calidad de sonido, os aconsejamos incluir textiles como cojines o mantas en la zona en la que tenga lugar la videollamada para amortiguarlo. Además, esto nos ayudará a mejorar la estética del entorno que salga en la pantalla. ¡Los textiles son siempre bienvenidos!

Por otro lado, personalizar y decorar vuestro espacio con cosas que os gusten u os hagan sentir bien: plantas, un moodboard, los colores que te inspiren, papel pintado, etc. ¡Sed creativos!

3. Ambiente bien iluminado

Es importante que el espacio elegido tenga un ambiente fresco y bien iluminado para favorecer
la concentración y evitar la irritación de ojos. Lo ideal es contar con luz natural, pero si no es
posible, los expertos recomiendan elegir una iluminación similar a la luz del sol. Para ello podemos utilizar un flexo con brazo y pantalla regulables y con una bombilla LED que te permita regular la intensidad y el color de la luz. 

Si además soléis hacer vídeo llamadas, pensad que es importante que puedas vernos bien, y para eso, la iluminación es clave.

Hay que evitar a toda costa el contraluz. Para conseguirlo no se debe poner nunca la fuente de luz a nuestra espalda, (ya sea luz natural o luz artificial), porque en ese caso solo verían una mancha negra. Lo ideal es que la luz nos ilumine de frente, o mejor aún, contar con más de un punto de luz, uno frontal y otro lateral. Así conseguirnos una iluminación mucho más natural y evitaremos molestas sombras.




3. Separar zonas

Conviene separar o diferenciar de alguna manera el espacio de trabajo del resto de la estancia. Es importante que tanto la persona que trabajará en él como el resto de miembros de la familia, lo identifiquen con su zona de trabajo y la respeten durante la jornada laboral.

Por experiencia os cuento que a veces es difícil desconectar... Además nuestro hogar está asociado a descanso, momentos de ocio familiar... y eso de trabajar  puede llegar a saturarnos... Por eso, es importante ponerlos horarios, limitar el tiempo, y si podemos, también el espacio...

Vía Ikea

4. Organización

 La pared es una aliada perfecta para organizar el material de trabajo para tenerlo a nuestro alcance cuando lo necesitemos. En ella  podemos mezclar baldas, estantes, cajas, etc. para crear una estantería que se adapte a nuestras necesidades...

Los espacios que están más a mano podemos reservarlos para lo que utilizamos más a menudo, y en las zonas más apartadas y altas, lo que menos. 

Cuando acabemos la jornada de trabajo, guardamos todo en su sitio para desconectar mentalmente de nuestras obligaciones laborales y poder descansar. ¡Y a otra cosa mariposa!

Así mismo, tenemos que procurar que la zona esté limpia y evitar haya objetos desordenados o ropa tirada, etc. ¿No os ayuda a concentraros el orden a vuestro alrededor? ¡A mi mucho!


5. Conexión 

Es imprescindible que nos aseguremos de que el rincón que seleccionemos para teletrabajar  tenga una buena cobertura del wifi. También es fundamental tener  enchufes cerca, no sólo para nuestro ordenador, sino también para el móvil... No todos los espacios lo cumplirán. 

6. Teletrabajar con niños y niñas en casa

Depende de las edad que tengan nuestros hijos e hijas, tendremos que adaptarnos de una manera u otra... el explorador y la exploradora, con 12 y casi 10 añis respectivamente, ta,bipen están teleestudiendo y entienden perfectamente que debemos respetar nuestros espacios y tiempos.

Pero imagino que en hogares con niños y niñas más pequeñas no estará siendo fácil, ya que necesitan más atención... y la única solución podría ser turnar los horarios de cuidado no?¿Cómo lo hacéis vosotras familias?

En cualquier caso puede ayudar establecer horarios diarios o semanales con actividades varias que incluirán los horarios de teletrabajo; y establecer códigos o señales que indiquen que estamos en una reunión y que no podemos ser molestados.


¿Estáis teletrabajando? ¿En qué estancia de vuestro hogar lo habéis instalado?
¡Esperamos que estos consejos os vengan bien!
¡Ánimo familias!
¡Sed felices!

¡Os esperamos en nuestras redes sociales!